La Medicina Natural basa sus tratamientos para la cura de las enfermedades en medicina.

El término ‘Medicinar Natural aglutina una gran variedad de medicinas complementarias y alternativas, como por ejemplo: medicina herbaria, suplementos dietéticos, homeopatía, acupuntura, terapia neural, biomagnetismo, digitopuntura, y otras de las muchas medicinas alternativas que existen actualmente.

La teoría del poder curativo de la naturaleza comenzó alrededor del siglo V y IV antes del Cristo y fue descrito por seguidores de Hipócrates y Galeno entre los años 460 y 200 A.C. La doctrina sostiene que la naturaleza dota al organismo humano con poderes internos para restaurase a si mismo su salud. Esta teoría explica la diarrea, la inflamación y la fiebre (entre otros síntomas y signos fisiológicos) como intentos del organismo para alcanzar la homeostasis.

Una teoría más moderna por el Dr. Henry Lindlahr establece que la enfermedad es causada por la desviación de las leyes naturalezas, y que la enfermedad por si misma es una evidencia del intento del organismo por intentar corregir la situación retornando el organismo a su estado natural, es decir a la homeostasis con su ambiente. El Dr. Lindlahr postula que la enfermedad tiene una de las siguientes causas: disminución de la vitalidad, intoxicación de la sangre e intoxicación de la linfa.

Otro elemento importante de la Medicina Natural es el principio del tratamiento de la persona total. La Medicina Natural es el arte del tratamiento de la persona y no la enfermedad, mediante el tratamiento individualizado.Resultado de imagen de Medicina Natural

Según la Medicina Natural, en un botiquín no debería haber productos químicos sino frutos y plantas, como por ejemplo:

Aguacate: El aguacate es fuente importante de vitaminas A, C, E, tiamina (vitamina B1), calcio, hierro, magnesio, zinc y otros minerales, que lo hacen un “multivitamínico” natural y muy sabroso. Más aún, la pulpa del aguacate posee la extraordinaria propiedad de ayudar a eliminar el colesterol “malo”, es decir las lipoproteínas de baja densidad, por lo que ayuda a reducir el riesgo de desarrollar arterosclerosis, la temible enfermedad del mundo sedentario de hoy; adicionalmente, se ha observado un efecto benéfico en pacientes con asma y artritis reumatoide.


Manzanilla o Camomilla: infusión de té sirve para lavar los ojos cuando hay infección, desinfectante, anticeptico, decolora el cabello si se usa como enjuague.


Flor de azahar: infusión de té tranquilizante, sirve para dormir.


Pasiflora: infusión de té, para calmar los nervios, provoca sueño.


Canela: infusión de té, para el resfriado, también como saborizante de postres, calma colicos menstruales.


Hojas de Eucalipto: en infusión de té, sirve para inhalaciones para descongestionar vías respiratorias, no se toma.


Hojas de naranjo, de mandarino y de limón: como infusión de té sirve como vitamina “C” también son tés digestivos.


Anís: té digestivo.